Escritura y transcripción

Las chicas de la comunidad de Campo Rico tienen miedo a escribir; es comprensible, de hecho esperaba que sucediera así. Pero no deja de preocuparnos, porque es necesario que la revista produzca contenidos. El contenido está y ganas de expresarlo no faltan. Cada palabra que sale de boca de cada compañera es un testimonio de luchas cotidianas, de altibajos materiales y emocionales atravesados por una voluntad firme, una convicción hecha de concreto. Pero se resisten a escribir o a compartir lo que escriben.

Me pregunto ¿por qué el miedo a escribir? Quizás porque en el fondo sabemos que escribir es crear un monstruo, parir un texto que probablemente diga cosa que no queríamos decir y que el día de mañana nos interpelará; porque una vez publicado un texto es difícil que el propio autor lo desdiga; por la creencia de que es más fácil imaginar (crear imágenes) al hablar que al escribir, o por el temor a equivocarnos, sin hablar de todos los prejuicios sobre la correcta escritura que nos inoculan desde el colegio en los que se privilegia la ortografía antes que el tener algo que decir.
Pero existe un segundo tema que me preocupa, incluso más que el anterior, y que, para ser franco, no me lo esperaba: es que mis compañeros de servicio comunitario y yo casi no hemos escrito en el blog. Me pregunto ¿qué pasa?, será que es únicamente un problema de tiempo, que todos tenemos diversas actividades urgentes y nos olvidamos de otras, que no parecen ser urgentes, pero que no son menos importantes; o es que también somos presa de algún temor al escribir, o no nos damos cuenta que también tenemos cosas que decir.
Luego de escuchar a una compañera hablar sobre su experiencia de vida y las luchas que ha enfrentado para la construcción de su vivienda, me percaté de que no todo el mundo logra tener al hablar tal grado de sinceridad consigo mismo y con los demás. Es mentira que sea más fácil escribir con el papel que con la voz y estos no son los únicos medios para escribir, la manera en que se sirve una tasa de café es también una forma de escritura.
Pero acordamos, tanto la comunidad como nosotros, que se trataría de una publicación escrita y que postearíamos en un blog. Entonces, para producir contenidos para la revista es necesario el registro en el papel y en blog. Para la elaboración de contenidos a ellas, ya que les resulta fácil hablar, les recomendamos echar un cuento y transcribirlo. Quizás para nosotros valdría algo parecido:
1. Recordar que escribir no es como andar en bicicleta, uno puede tener miedo al escribir, porque te lleva siempre a experiencias extrañas y nuevas. Pero uno debe tener la convicción de que uno puede volver a hacer lo que nunca ha hecho pero que necesita o quiere hacer.
2. No debemos autocensurarnos, dejar la corrección para luego. Estar concientes de que todo lo que escribimos es una gran mentira si se saca de contexto. La palabra escrita es tan contextual como la escritura oral, esta a merced de emociones, condiciones físicas, mentales, climatológicas, ambientales y necesidades corporales
3. Que los contenidos del blog ya están escritos, están en las paredes, en los gestos, en las anécdotas; sé que todos estamos pensando en esos contenidos, estamos reflexionando sobre ellos, pero debemos transcribir.
DH.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s